Ser escritor: persona que escribe

Últimamente, estoy escribiendo mucho para entenderme y he pensado que podría compartir con vosotros algunos de estos pensamientos. Simplemente, de repente, todo encajó.

Antes de empezar, deciros que los posts con el tag Motivación irán sobre crecimiento personal porque para ser escritores es muy importante creer en nuestro trabajo y capacidad. Cuando sobresales, las críticas llueven y tu confianza puede ser tu paraguas para las que no son constructivas.

He reflexionado sobre qué significa ser escritora para mí. ¿Por qué? Quizás no había pensado tanto en qué significaba para mí como había pensado en qué significaba para la gente. ¿Por qué? Porque quería ser digna de ello. Quería el reconocimiento. ¿Pero sabes qué? Es importante también qué significa para mí. Entendí que no tengo que asumir los retos u objetivos que alguien le sumó a la palabra escritor. Todo tiene que tener una definición, pero a veces éstas se manipulan demasiado. Escritor: persona que escribe.

Un cosa es respetar una palabra y otra pensar que nunca la merecerás. Si sientes que no la mereces, pregúntate porqué o qué te falta. Es muy importante no dudar de nosotros cuando tenemos que defender nuestro trabajo.

Creo que ser escritor es una forma de vivir. Es parte de mí. Quiero ser como esos escritores que no dejaron de escribir aunque la vida haya ido pasando. No significa vivir de ello, ser famoso o tener muchas ventas. Significa una manera de ver el mundo. Que pasees por la calle y te asalte un verso que vas a olvidar por no apuntarlo (porque llegas tarde). Que estés comprometido con las palabras novela, poesía y libro. En mi caso, también que mis libros hagan a la gente plantearse vivir de una manera más feliz y más amable, de manera que así el mundo sea un lugar mejor. No sé el secreto para conseguir las cosas, pero sí que puedo inspirar para intentarlo.

Así que, ¿eres escritor? Yo sí lo soy. No necesitas ningún premio ni ningún reconocimiento, sólo seguir este camino. Sé coherente.

A mucha gente le parecerá una tontería LISA G, pero también he descansado y aprendido mucho con lo de las camisas decoradas con ojos. Me ha servido para darme cuenta de todo esto, que puedo hacer cosas que me gustan y mostrarlas orgullosa porque creo en ellas. Sin tener premios, sin que nadie me dé la aprobación o el permiso, sin vivir de ello, sin ser famosa. Simplemente fui movida por una pasión chiquitita que tengo, que es compartir cosas que hice con amor y que me parecen bonitas.

Así que, ¿qué tal sin tan sólo existimos? Pienso que existir es estar en el mundo siguiendo tu propia forma de vida.

View this post on Instagram

Sólo quería dar gracias desde mi silla de escritorio, bien arañada por mi gata. Que por fin tengo un sitio donde escribir sin que me duela la espalda y por fin tengo una gatita que es muy mona pero muy granujilla también. Mi madre me dice que nunca sonrío en las fotos y hoy me he hecho una así para ella, qué menos. De paso os la dejo a vosotros también, para que conozcáis todas mis caras, la que le regalo a mi madre también. No tuve aparatos ni me blanqueo los dientes. Tengo canas y sólo me maquillo cuando me apetece, como hoy que en realidad no voy a ninguna parte, pero quería verme guapa. Yo siempre estoy escribiendo y leyendo sobre cosas tristes y en realidad siempre me estoy riendo y haciendo que todos se rían. A veces, parezco triste. Cuando me hacen fotos de espaldas, me parece que mi espalda parece triste y frustrada. Parece que cargo peso y eso que no tengo hijos y eso que tengo trabajo estable. Vaya! Estoy bien, no me pasa nada. Sólo tengo muchas ganas de todo. Antes tenía poco dinero y ahora tengo poco tiempo. La gente se cree que mis ambiciones son grandes, pero no os imagináis lo mundanas que son. A veces sólo quiero ser libre sin estar de viaje. Esta semana estuve pensando en la libertad y en qué significa ser escritora en libertad, sin tomar objetivos ni metas que no son míos. Alguien se los relacionó a la palabra escritor, pero no son míos. Alguien pensó que reunir esos objetivos era ser digno de la palabra escritor. Al final, creo que entiendo cosas que antes no. Entiendo que merezco la palabra escritora, la palabra poeta, la palabra libro, la palabra amor. A final, entiendo que lo que eres tiene que ver con la aprobación del mundo, me dais permiso? Pero hacia donde iba yo si les tenía miedo a esas palabras? El reconocimiento. Empecé por el principio y ahora yo me reconozco como escritora y poeta. Son palabras grandes pero ahora las siento mías porque estoy comprometida con ellas. Las respeto. Para mí, esto no es poesía porque me salió del alma pero no he TRABAJADO en ella. Pero he escrito poesía con menos forma y sí lo era. Para mí. Y para más gente. Esto no concluye. Si lo estabas esperando, yo tampoco sé cómo se consiguen las cosas. Se me a

A post shared by Elizabeth Galán (@elizabethgalan_) on

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s